El secreto de la buena elección

Hace dos semanas te introducimos en el mundo del maridaje con los principios básicos para armonizar de la mejor manera el vino y la comida.  Si no tuviste la oportunidad de leerla pincha aquí.

 

En la publicación de esta semana te daremos diversos ejemplos de maridajes, desde qué tipo de vino va mejor con las carnes rojas hasta que vino es el ideal para maridar pastas.

A la hora de elegir el vino nos deberemos guiar por las pautas generales del publicación anterior y por supuesto, en nuestro gusto personal. La comida también puede guiarnos a elegir un tipo de vino, pero lo que realmente marcará nuestra elección será cómo esa comida haya sido cocinada.

Posteriormente explicamos varios ejemplos de maridaje:

- Para acompañar las carnes rojas, como el entrecot, chuletón o solomillo, el mejor vino es un tinto con estructura, Sin títuloconcentración y potencia.  Si se prepara cualquier tipo de carne con salsa de vino tinto o se macera con éste, el tipo de vino se recomienda que sea el mismo.

- Las carnes blancas son neutras, por lo que dependiendo de cómo se cocinen, se acompañaran con una estilo de vino u otro. Por ejemplo, si se preparan con salsa de tomate, cebolla y especias, el vino que se recomienda es un tinto con un tanino frutal y cierta estructura. Si por otro lado, lo servimos con algún tipo de hongo o patatas asadas lo armonizaríamos con un vino reserva Merlot o Cabernet Sauvignon. Por último, si la cocinamos al horno con hierbas aromáticas y zumo de limón, optaremos por un vino blanco tipo Chardonnay sin fermentación en barrica porque queremos frescura y una acidez parecida a la que ofrece el zumo de limón.

- El pescado y el marisco por regla general se armonizan mejor con un vino blanco ligero, fresco y con buena acidez, pero como ya hemos dicho anteriormente todo depende de cómo se cocinen. Por ejemplo, un vino tinto ligero puede ser buena opción si lo combinamos con salmón en salsa; o un vino rosado con la acidez marcada puede maridar a la perfección una paella de marisco.

- En la pasta lo más importante es la salsa que la acompaña. Por ejemplo, para unos espagueti al pesto elegiríamos un vino blanco con fermentación en barrica, en cambio para acompañar una salsa boloñesa optaríamos por un tinto joven o un rosado. Si la salsa es de mariscos un vino blanco joven y frutal sería la mejor alternativa y si la salsa es cremosa con nata y mantequilla podríamos coger un vino de las variedades Garnacha o Chardonnay.

- El queso de cabra va de arte con un vino de Oporto Fine Ruby o el queso roquefort marida a la perfección con un Oporto Fine Tawny. En cambio si el queso es de pasta dura y curado combinará mejor con un vino tinto con cierto tanino y estructura.

El maridaje es una ardua tarea, pero una vez descubras la grata experiencia gastronómica de una armonía bien hecha, no dejarás de preguntarte: ¿Cuál es el mejor vino para esta comida?.

Buscar

Categorías

Calendario Actividades

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
7
8
9
10
11
14
15
16
17
18
21
22
23
24
25
28
29
30
31

Instagram