El secreto de la buena elección (aromatizar)

PAUTAS GENERALES PARA ARMONIZAR DE LA MEJOR MANERA EL VINO Y LA COMIDA.

 El maridaje entre el vino y la comida es el hecho de enlazar metafóricamente la comida y el vino con el objetivo de enriquecer nuestra paleta de sabores.

Es importante tener en cuenta que ni el plato ni el vino deben enmascarar a su acompañante, cuando uno sea más poderoso que el otro. Un ejemplo claro de enmascarar una comida con un vino sería comer un lenguado con un vino tinto potente.

Los alimentos como el vino poseen unos complejos sabores que al juntarse el uno con el otro reaccionarán desabor_umami manera diferente. Los cinco sabores que percibimos: Dulce, salado, ácido, amargo y umami. Una vez consigas identificar esos sabores, la elección del vino será más fácil. Encontrar la armonización perfecta entre un vino y una comida hará que ambos se perciban de manera superlativa. 

 A continuación vamos a darte varios puntos a tener en cuenta en a la hora de hacer un maridaje.

- Una comida grasa necesita de un vino con acidez, ya que el vino limpiará nuestro paladar.

- Un plato con los sabores ácidos necesita un vino con la acidez igual de marcada.

- Los vinos tánicos que nos producen amargor en la parte posterior de la lengua necesitan comidas proteicas y grasas para suavizar esos taninos.

- El picante marida con vinos que tengan un poco de azúcar residual. Éste es uno de los errores más comunes en las armonizaciones. El picante lo que hace es enfatizar el alcohol, por esa razón, nunca escogeremos un vino de taninos de alta graduación alcohólica. Un pollo al curry con un vino Riesling o Gewurztraminer provocará un grato efecto gustativo.

- Los platos que contienen el quinto sabor: umami, casarán bien con vinos con buena acidez. Por ejemplo, el jamón ibérico combina perfectamente con un champagne blanc de blancs.

- El sabor dulce de la comida con el sabor dulce del vino. Nunca maridaremos los vinos con  acidez con un postre dulce.

- Comidas frías con vinos ligeros.

- Las alcachofas es uno de los alimentos más complicados de combinar, ya que contienen una sustancia llamada 2011_10_26_PHOTO-deaa50a16fed3dbc309425d8c2ce3d76-1319631841-81cinarina. Ésta hace que al combinarlas con el vino nos dejen un cierto retrogusto metálico, amargor, un poco de dulzor e incluso astringencia. Poseen innumerables matices que hacen que cualquier vino parezca inadecuado. 

Hay muchas reglas a tener en cuenta, pero como ya se sabe en el maridaje no hay verdades absolutas,según sus experiencias con el vino y la comida, cada persona elegirá un estilo de vino u otro.

En la publicación de la semana que viene te daremos diversos ejemplos de maridaje con los platos principales: Carnes rojas y blancas, pescados y mariscos, pastas y queso.

 

   

Buscar

Categorías

Calendario Actividades

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
5
6
7
8
9
12
13
14
15
16
19
20
21
22
23
26
27
28
29
30

Instagram