Desmintiendo cuatro grandes tópicos del mundo del vino

El mundo del vino tiene muchos tópicos y no todos son ciertos. En esta ocasión desmentiremos cuatro de ellos: El Cava va bien con el postre, El vino tinto con carne y el blanco con pescado, El vino Blanco siempre del año y Los vinos rosados de Navarra son los mejores.

El Cava va bien con el postre

¿Quién no ha dicho nunca “compraré cava brut para hacer el brindis en el postre”? Éste es uno de los tópicos más extendidos en el marco nacional siendo un gran error a lo que maridajes se refiere. Este casamiento en vez de potenciar los sabores del cava brut y el postre, los enmascara haciendo que el vino espumoso seco sea muy amargo y ácido. Para nosotros uno de los maridajes excepcionales con el vino espumoso seco es el jamón y si es 100% de Bellota, mejor. Éste posee el 5º sabor, umami, que hace que el espumoso sea más dulce y tenga más frescura.
Generalmente, el mejor vino para maridar con el postre es el dulce. Si se trata de un postre con chocolate el vino Pedro Ximénez sería la mejor opción. Si por el contrario, es un postre con hojaldre un vino tinto joven puede ser el mejor casamiento. Si el postre es un flan o lleva frutas y/o cremas, la mejor alternativa podría ser un vino blanco de moscatel con poca acidez y con un contenido alto de azúcar. Por último, si el postre es helado, cogeríamos un vino de Sauternes o los famosos Icewine elaborados en Cataluña.
Resumiendo, si lo que quieres es acabar la cena o comida con un brindis y un buen sabor de boca, un Cava dulce o el Moscatel de la región italiana de Asti son la elección más acertada. Y si el cava seco te encanta, ¿Por qué no pruebas a beberlo como aperitivo o con el plato principal? ¡El Cava y las ostras van de muerte!

El vino tinto con carne y el blanco con pescado

En trechos muy generales, podríamos afirmar este tópico, pero como esta publicación va de desmentir tópicos diremos que existen vinos blancos ideales para acompañar carnes y vinos tintos perfectos para maridar con pescado.
¿Beberíais un vino tinto gran reserva de la Rioja profunda con un pescado hecho a la plancha? Y, ¿Un vino tinto joven fresco y ligero con un salmón en salsa?. Por otro lado, ¿Beberiais un vino blanco joven con un solomillo? Y si pregunto, ¿Un vino blanco seco sin fermentación en barrica con pollo al horno con finas hierbas y zumo de limón?
Con estas cuatro preguntas quiero llegar a la afirmación de que todo DEPENDE. Depende de qué tipo de carne o pescado sea y también depende de cómo se cocinen. Por ejemplo si servimos pollo con algún tipo de hongo o patatas asadas el vino ideal sería un vino reserva de las variedades Merlot o Cabernet Sauvignon. En cambio, si lo cocinamos al horno con zumo de limón optaremos por un Chardonnay ya que queremos una acidez parecida a la que ofrece el limón. Con el pescado pasa lo mismo, si vamos a comer marisco a la plancha el vino ideal sería un blanco fresco y ligero, pero, si por lo contrario, tomamos un pescado azul en salsa, el vino recomendable sería un tinto joven y ligero.

El vino Blanco siempre del año

Primero de todo, ¿Qué significa un vino del año? Un vino del año es aquel que tiene una vida de consumo entre el año y el año y medio.
El vino es un producto vivo que está siempre en constante evolución. Todos los vinos tienen una curva vital, un momento de subida, consumo óptimo y momento de bajada. Son muchos los parámetros que determinan la vida útil de un vino: la crianza, la edad de los viñedos, la añada, el nivel de acidez y tanino, etc.
Concretamente, cuando hablamos de vino blanco su vida útil dependerá del momento en el que salga al mercado y la crianza que tenga. El vino blanco joven al no tener tanino tendrá una vida útil de un año aproximadamente. En cambio, en un vino blanco con crianza la madera aportará una serie de taninos, que entre otras cosas, alargarán la vida de éste.
Algunas de las mejores variedades a partir de las cuales se elaboran vinos aptos para la crianza en barrica son: Riesling, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Viura.

Los vinos rosados de Navarra son los mejores

En los últimos años el consumo del rosado ha ido cambiando, creciendo de manera exponencial y convirtiéndose en un imprescindible durante la estación estival. El rosado típico de Navarra,ese de intenso color elaborado a partir de Garnacha tinta, sigue siendo un referente en España, pero, como ya hemos dicho con anterioridad, el vino es un producto vivo en constante evolución y cambio. Por lo que, la tendencia actual se decanta más hacia el ejemplo del rosado francés, ese que nos seduce por su color suave, su aroma intenso y su sabor afrutado y floral. Actualmente no sólo encontramos buen rosado en Navarra sino en muchas otras regiones de España como en Penedés, Rioja o Ribera del Duero. De hecho la última lista de los mejores rosados españoles elaborada por ABC, nos revelaba que el mejor rosado de la añada 2014 era Arzuaga Rosae un Ribera del Duero 100% Tempranillo vivo y fresco.

Buscar

Categorías

Calendario Actividades

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
3
4
5
6
7
10
11
12
13
14
17
18
19
20
21
24
25
26
27
28

Instagram